SI NO CONTROLAS LO QUE COMES, NO CONTROLAS TU VIDA

Aunque no lo parezca, te aseguro que el sentido de esta frase es brutal.

Mientras estamos despiertos, cada cuatro horas aproximadamente debemos decidir qué comemos y qué bebemos, y en función de lo que decidamos iremos forjando nuestra salud, nuestra energía vital y nuestro cuerpo físico.

Por eso es tan importante esta frase, porque cada cuatro horas tenemos la oportunidad de ejercer nuestra responsabilidad en algo tan importante para nuestra vida como es nuestra salud, pero a la vez esto se convierte en una gran oportunidad para desarrollar nuestra fuerza de voluntad y nuestra conciencia.

Si no somos capaces de contenernos para no hacer lo que no deberíamos en este ámbito, difícilmente lo seremos en otros ámbitos de la vida.

Por mi experiencia personal y profesional, puedo decirte que cuando comemos demasiado y ganamos peso es sólo por dos razones, no hay más, o bien no tenemos conciencia de lo que estamos haciendo y de sus repercusiones, cosa que hoy en día ocurre poco, o bien lo que sucede más a menudo, nuestra comida y nuestra bebida se convierten en una excelente fuente de compensación y huída para tapar otras cosas que no nos satisfacen nada de nuestra vida cotidiana.

Te lo dice alguien que hace 20 años pesaba casi 30 kilos más que ahora 😉

Así que te animo a que a partir de hoy utilices esta oportunidad que tienes cada cuatro horas de desarrollar tu consciencia y tu responsabilidad, los grandes resultados siempre son el fruto de las pequeñas acciones sostenidas en el tiempo 😉

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.