QUE BUENO SENTIRSE MAL

Sentirse mal es extraordinario porque es un indicativo de que estamos preparados para el cambio.

El dolor emocional nos muestra que no vamos por buen camino, que debemos realizar cambios en alguna dirección, así es de generosa la vida, nos regala alertas en forma de incomodidad o de dolor emocional para que nos movamos y actuemos.

Por eso digo que es bueno sentirse mal, aunque duela, aunque no nos guste, es muy bueno porque nos obliga a reaccionar. Además, es todo tan perfecto que si no le  hacemos caso al dolor, éste se intensificará hasta que le hagamos caso de una vez, ¿no te parece mágico?

Aprender a escucharnos en este “sentirnos mal” nos va a ayudar enormemente a avanzar en todos los ámbitos de nuestra vida.

Cuanto más desarrollemos esta habilidad, menos sufriremos, pues cada vez seremos más capaces de detectar ese dolor cuando empieza a llegar y podremos hacerle caso.

Así que si hoy te sientes al 100% genial, pero si sientes algún tipo de incomodidad o de dolor emocional, reflexiona acerca de cuál es el movimiento que te está pidiendo tu alma.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.