NO TE QUEDES DONDE NO PUEDAS SER TÚ

Estamos acostumbrados a dejar de ser nosotros por complacer a los demás, la mayoría de veces por buscar el amor y el reconocimiento de los demás, o por miedo a no perderlo, el problema de esto es que al actuar así nos estamos dejando de querer a nosotros mismos al no permitirnos ser quienes somos.

Además lo grave es que pocas veces lo hacemos siendo conscientes de ello, a menudo lo hacemos sin darnos cuenta, cediendo a la voluntad de nuestro inconsciente y a sus beneficios ocultos.

La cuestión es que pagamos un precio muy alto por ello, pues dejar de ser nosotros mismos nos produce una profunda insatisfacción, ya que nos lleva a vivir desalineados entre lo que somos y cómo interactuamos con los demás.

Lo experimentamos constantemente en los diferentes ámbitos de nuestra vida, en la pareja, en los amigos, en nuestro entorno laboral o incluso con la familia.

Te invito a que pares por un momento y te cuestiones ¿en qué ámbitos de tu vida no estás siendo tú?

Cuando lo tengas claro haz lo posible para ser más tú en ese ámbito, progresando día a día hasta que te sientas alinead@ entre lo que eres y cómo interactuas con los demás, y si no puedes ser tú, recuerda: NO TE QUEDES DONDE NO PUEDAS SER TÚ

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.