MI MAYOR ERROR EN LA VIDA

Hoy me gustaría hacerte una confesión, me gustaría compartirte el que yo considero que ha sido mi mayor error como padre, como hijo, como pareja, como amigo, como emprendedor o en cualquier otro rol que me haya tocado vivir.

Te confieso que pasé la mayor parte de mi vida siendo tan soberbio como para creer que yo podía con todo, que no necesitaba ayuda que yo ya sabía cómo hacerlo y que si no, ya aprendería por mi cuenta.

Hace algunos años, cuando empecé a trabajarme seriamente, dejándome ayudar por terceras personas que sabían infinitamente más que yo, pude darme cuenta de que mi vida se transformaba en positivo rápidamente, cuanto más permitía la entrada de buenos terapeutas, coaches y mentores en mi vida, más se transformaba esta.

¿Cuál había sido la clave? Ser un poco más humilde, dejarme acompañar y capacitarme con personas que sabían más que yo, así de sencillo, así que esta sigue y seguirá siendo mi cruzada por el resto de mis días, trabajar en contra de mi soberbia y en favor de mi humildad, pues creo que nunca llegamos a ser demasiado humildes.

Pregúntate y respóndete con honestidad:

¿En qué área de tu vida crees que te vendría bien un poco de ayuda?

¿Cuál es el ámbito en el que no logras avanzar como tú quisieras?

¿Quién sería la mejor persona para ayudarte en esto?

Créeme, si identificas cuál es el área y quién sería la mejor persona para ayudarte, pídele ayuda, déjate aconsejar, contrátale para aprovechar todo su conocimiento y experiencia, porque te aseguro que si lo haces, te ahorrarás mucho tiempo, dinero y sufrimiento.

Te lo digo por experiencia propia 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.