MAÑANA LO HAGO!

¿Te suena haber pronunciado esta frase en los últimos meses? ¿Y en los últimos días? ¿Y en las últimas horas?

Existe una palabra que se ha puesto de moda últimamente “PROCRASTINAR”, la palabra está de moda pero el concepto es muy antíguo, es lo que nuestras abuelas definían como… no dejes para mañana lo que puedas hacer hoy.

De hecho el concepto es muy viejo porque es algo que ha sucedido siempre y a todo el mundo, en mayor o menor medida. Les pasaba a nuestros abuelos, a nuestros padres, a nosotros y les pasará a nuestros hijos y a las generaciones que vienen.

Quizás hoy está un poquito más de moda porque tenemos muchos más mecanismos de distracción de los que ha habido nunca, pero la clave de que dejemos para mañana lo que podamos hacer hoy no es esa.

Existe solo una razón que explica por qué nos ocurre esto, además es muy simple, cuando dejamos de hacer algo que sabemos que deberíamos hacer, siempre es porque estamos satisfaciendo otra necesidad inconsciente que es más importante para nosotros que aquello que deberiamos hacer.

Te pongo un ejemplo para que lo veamos más claro, imagina que tienes que decirle algo a alguien, y resulta que imaginas que esto que le quieres decir va a desembocar en una discusión acalorada, pero tú sientes que para ti es importante que se lo digas. 

A lo mejor llevas una semana diciendo… de mañana no pasa, mañana se lo digo, pero luego siempre surge alguna excusa que te justifica pasarlo otra vez a mañana, pues bien, en realidad, postergando esta situación estás satisfaciendo tu necesidad inconsciente de evitar la confrontación.

Los seres humanos tenemos infinidad de necesidades inconscientes que vamos satisfaciendo sin darnos cuenta al evitar hacer cosas que sabemos que deberíamos hacer. Casi todas ellas vienen del mismo origen, nuestros miedos.

Miedo a confrontar, miedo a quedar mal, miedo al fracaso o incluso al éxito, miedo a salir de mi zona de confort… y por debajo de todos estos siempre está el mismo, miedo a que me dejen de querer.

El problema de todo esto es que casi nunca vemos esta necesidad inconsciente y nos frustramos por no satisfacer la necesidad que sí vemos, que es la consciente.

Pero si te observas a ti, te darás cuenta de que llega un momento en el que la necesidad es suficiente como para que tomes acción, esto sucede por ejemplo cuando debemos estudiar un examen, a lo mejor tenemos tres semanas para hacerlo, pero lo vamos dejando hasta que sabemos que si no nos ponemos ya, el precio a pagar va a ser demasiado caro y entonces lo hacemos.

O cuando el médico nos dice que debemos dejar de fumar o hacer ejercicio porque si no duraremos cuatro días, entonces la necesidad a satisfacer va a ser cuidar nuestra salud por encima de nuestra pereza.

La solución a todo esto solo pasa por un camino, el camino de la conciencia, del auto conocimiento para darse cuenta de los mecanismos que tiene uno mismo, de esas necesidades inconscientes, de modo que podamos gestionar el problema desde su raíz.

Solo lograremos combatir la procrastinación si somos capaces de ahondar en estas necesidades inconscientes para que que dejen de ser más importantes que las conscientes.

Te propongo un ejercicio para que puedas poner en práctica esto en tu vida:

¿Qué estás dejando para mañana que deberías hacer hoy?

¿Qué beneficio inconsciente les puedes estar sacando al demorarlo?

¿Qué precio estás pagando por demorarlo? (frustración, insatisfacción, empeorar mi salud, mis relaciones, mis finanzas…)

Date cuenta de que el precio que estamos pagando siempre está dañando nuestra autoestima.

Cuando el precio a pagar sea suficiente, se volverá realmente importante y lo harás. (recuerda lo de estudiar el examen).

Luego aplica el método ADELA

1.- Análisis de la situación (parar y tomar consciencia de la situación)

2.- Decisión (Decide que vas a hacer siendo realista)

3.- El Plan (Pon día, fecha y hora para tomar acción)

4.- La Acción (Hazlo)

5.- Análisis de resultados (parar y analizar lo que hemos hecho)

Si tras estos pasos no lo has logrado o no lo has logrado con la firmeza que tú querías, no te preocupes, ten en cuenta siempre que si no lo has hecho es porque estabas satisfaciendo otra necesidad inconsciente que a lo mejor no veías.

Así pues no te machaques, vuelve a las preguntas y al método ADELA y verás como acabarás consiguiéndolo.

Los grandes éxitos siempre son el fruto de las pequeñas acciones sostenidas en el día día, así que no quieras transformarte completamente de hoy para mañana, ten paciencia y autocompasión contigo.

Lo importante es que lo hagas un poquito mejor que la semana pasada, mucho mejor que el mes pasado y infinitamente mejor que el año pasado, ten en cuenta que el factor clave no es donde estás si no la tendencia que llevas, porque es la que marca donde vas a llegar.

Espero que te sirva y me encantará que me dejes tus comentarios bajo este post 😉

Un fuerte abrazo,

David.

www.davidbertrancoach.com

5 respuesta a “MAÑANA LO HAGO!”

  1. Buenas tardes David,
    Pues así es, nos cuesta muchas veces el coger las riendas de un tema una situación por miedo a…. y lo vamos dejando, pero siempre aparecen en tu conciencia una voz que te dice, enfrentate, se valiente, tu puedes, que nada se te ponga por delante, olvidate de los comentarios de la gente, del que dirán, y enfrentate ya…. el alivio que vas a sentir no se paga ni con el mayor de los tesoros.
    Tus palabras son increíbles, verdaderas, y las hacemos todos los días, pero el poder de una persona está en enfrentarse a las situaciones mas complicadas que nos pone la vida, yo lo hice y a día de hoy me siento la mujer mas feliz de este mundo. Me costó dar el paso aguante muchos años y cuando mi salud me dió un aviso muy fuerte di el paso y me fui. Llevo 7 meses con tratamiento psicológico y soy otra, una mujer fuerte, con valentía, me enfrento a la vida sin miedo, con fuerza, coraje…. soy maestra y sigo luchando por nuevos retos, sueños increíbles… y tus palabras son increíbles…. estoy deseando que llegue el jueves y a topeeee…….

    1. Buenos días Ana, así es, estoy totalmente de acuerdo con lo que dices, me encanta el empoderamiento que transmite tu mensaje, enhorabuena por el proceso que has vivido y como lo has tirado adelante, te animo a seguir por ese camino 😉

  2. Buenos días David, a veces necesitas que te recuerden este texto. Tienes toda la razón, es más, ganas tiempo si te enfrentas en el acto y no demoras las situaciones que van surgiendo.
    Muchas gracias por tu análisis.
    Un saludo.

  3. Tienes toda la razón David ¡¡
    En mi caso, más que por miedos a enfrentarme con el tema en cuestión, es la satisfacción de esa necesidad inconsciente.
    Leerte, me ha servido para darme cuenta de esas necesidades inconscientes, que ignoraba que existían .
    Muchas gracias.
    Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.