LOS 3 SECRETOS PARA ALCANZAR LA PAZ INTERIOR

Parece que cada vez nos cuesta más obtener esta ansiada paz interior de la que muchos sabios hablan, pero en realidad es más sencillo de lo que parece, pues existen tres pilares bajo los cuales se sostiene el 99% de nuestra paz interior, así que en este post vamos a analizarlos y ver de qué manera podemos integrarlos a nuestra vida.

El primero seguro que te lo habrán mencionado alguna vez, se trata de algo básico para tu paz interior:

1.- ACEPTATE DE UNA VEZ

La aceptación de nosotros mismos es el primer requerimiento imprescindible para nuestra paz interior. Si estamos en permanente desacuerdo con quienes somos, nunca estaremos en paz con nosotros mismos.

Pero para poder llegar a debemos antes tomar plena consciencia de quienes somos, es decir, trabajar a fondo nuestro auto conocimiento para reconocernos sin máscaras ni auto engaños y aceptarnos totalmente, físicamente, emocionalmente, intelectualmente y espiritualmente.

Seguro que hay partes de ti que no te gustan, está bien que quieras trascenderlas y cambiarlas, aunque para poder trascender estos aspectos de ti que no te gustan primero deberás aceptarlos, no puedes negarlos porque existen y forman parte de tu ser. Para aceptarte debes verte, cuando te niegas algo te ciegas, y del mismo modo que no puedes pintar una pared que no ves no podrás cambiar nunca algo de ti que esté en tu área

Una vez aceptados de corazón, podrás establecer tu plan para cambiarlos, pero siempre partiendo desde esta base de haber aceptado primero que eso forma parte de ti.

Gran parte de tu paz interior se consigue a través de la aceptación profunda de lo que eres.

Me acepto con todas mis luces y mis sombras: Aceptarse a uno mismo es ser capaz de verse con todas las luces y las sombras que existen y que forman parte de nosotros. Aceptar nuestras luces suele costar menos, pero aceptar nuestras sombras es algo a lo que solemos resistirnos, te propongo que hagas un ejercicio simple para encontrar cuales son tus 3 principales luces (habilidades, virtudes, valores…) y tus 3 principales sombras (aquello de ti que no te gusta y que deseas cambiar).

El segundo secreto para alcanzar nuestra paz interior también es simple aunque no es nada sencillo.

2.- ACEPTA A LOS DEMÁS DE UNA VEZ

Si hay algo que altera nuestra paz interior constantemente es pretender cambiar aquello que no podemos cambiar, en este sentido, el ser humano es especialista en desear que los demás sean distintos de cómo son, que piensen, digan, hagan, o sientan aquello que nosotros queremos más que aquello que ellos quieren. Debemos tener muy claro que nadie cambia si no quiere cambiar y querer cambiar al otro es una fuente inagotable de sufrimiento, además de ser una fuente de desgaste relacional que a menudo acaba cargándose muchas relaciones, así que o aceptas al otro tal y como es o déjalo en paz y sigue tu camino, o te aceptan a ti tal y como eres o que te dejen en paz y sigan su camino.

Pero existe otra trampa escondida en el querer cambiar al otro, ya que pretender cambiar al otro es a menudo la mejor excusa para no mirarse a uno mismo, echando la mirada fuera para no mirar dentro, mientras me ocupo del otro y le culpabilizo de mi infelicidad, no me responsabilizo de mi y de lo que siento.

Como decíamos, no debes cambiar a nadie ni nadie debe cambiarte, tú solo debes cambiar por ti, porque te apetece y porque lo deseas, pero nunca debes cambiar por complacer al otro, pues vas a pagar un peaje muy alto y vas a mostrarle que puedes someterte y dejar de ser lo que tu eres a merced de sus deseos.

Si el otro es excesivamente tóxico para ti, apártate de esa persona, pero no sin antes haberla aprovechado como un fantástico espejo para ver en ti aquello que solo puedes ver a través del otro.

Te sugiero un ejercicio, pregúntate sinceramente ¿Qué te cuesta aceptar de un ser querido?, cuando lo tengas, hazte esta segunda pregunta: ¿Qué me dice esto de mi, qué puedo aprender?

El tercer secreto también es muy simple como concepto pero no es nada sencillo de implementar en nuestras vidas.

3.- ACEPTA DE UNA VEZ LO QUE SUCEDE EN TU VIDA

La verdadera aceptación es estar en paz con tu realidad. La vida suele ponernos delante lo que necesitamos, aunque en muchas ocasiones no sea lo que nosotros quisiéramos. Siempre tenemos una oportunidad de aprender y de trascender algo con aquello que se nos presenta en la vida, la clave no esta en lo que nos pasa sino en qué hacemos con aquello que nos pasa.

Si lo que sucede en tu vida no te gusta y no depende de ti, apártate, cambia de rumbo para no cruzarte con eso.

Si lo que sucede en tu vida no te gusta pero depende de ti, acepta lo que hay cuanto antes y haz todo lo que esté en tu mano para cambiar la situación.

En este caso te sugiero también que te hagas una pregunta: ¿Qué me cuesta aceptar en estos momentos de lo que sucede en mi vida? cuando lo tengas claro hazte esta segunda pregunta:  ¿Qué lección puede haber detrás de ello?

Ya ves que más del 99% del sufrimiento del ser humano se debe a una falta de aceptación. Aceptación de mi, aceptación de lo que sucede, aceptación del comportamiento de los demás… así pues, si somos capaces de trabajar nuestra capacidad de aceptar podremos ahorrarnos gran parte de nuestro sufrimiento.

¿Cómo lo ves tú? Me gustaría que me dejaras tus comentarios 😉

DavidBertranCoach.com

7 respuesta a “LOS 3 SECRETOS PARA ALCANZAR LA PAZ INTERIOR”

  1. Pues q llevas toda l razon. No acepto mi enfermedad m gustaria aceptarme pero tengo muchas limitaciones y estoy cansada fosica y emocionalmente y m pregunto toda mi vida asi?? No m acepto mis miedos inseguridades todo junto hace 1 bola grande. Q hago?? No salir vivo encerra. Y no se q echo p llevar esta vida pero ya no aguanto mas

    1. Hazlo Ana, por tu felicidad, cuando no puedes cambiar lo que te pasa, solo te queda cambiar la forma en la que te tomas lo que pasa. Que tengas un excelente día 😉

  2. Me la e pasado complaciendo a los demás para poder ser aceptada, y ahora no sé qué rumbo tomar, pero con esto debo empezar con mi aceptación, sin importar que digan o que opinion tengan de mí
    Gracias David

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.