LA LIBERTRAD

LA LIBERTAD

A todos nos gusta ser libres y hablar de la libertad como uno de los valores más importantes, ¿pero hasta que punto somos libres?

Una vez escuché una frase que me gustó mucho y que decía así: es más libre el librepensador encarcelado que el carcelero que lo custodia.

¿Nos permitimos ser libre pensadores? ¿Ejercitamos nuestro criterio viendo y escuchando siempre a las distintas polaridades de cualquier situación?, ¿O por el contrario seguimos la corriente de una sola fuente y nos sumamos a ella? sólo escuchando a fondo las dos partes podemos construir una opinión realmente nuestra.

Estoy viviendo en un país en el que puedes ver dos canales de televisión o leer dos periódicos que sobre una misma realidad ofrecen visiones completamente divergentes, lo que da mucho que pensar. Al final la única verdad es la que uno puede experimentar, pero cuando la experiencia no está a nuestro alcance solo nos queda crearnos nuestra opinión a partir de la opinión de terceros y eso suele ser muy peligroso, porque la neutralidad no existe y es muy difícil no dejarse llevar y sumarse a una opinión ya creada, cuando esto ocurre no somos libres, porque no ejercemos la mayor de nuestras libertades, la libertad de pensamiento.

Que tengas un excelente día 😉

www.davidbertrancoach.com

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.