CÓMO RECONOCER E INTEGRAR NUESTRAS SOMBRAS PARA GANAR PAZ INTERIOR

Cómo reconocer e integrar nuestras sombras con el fin de ganar paz interior.

Todos tenemos una fachada que mostramos al mundo, lo que sería nuestro personaje público, tal y como lo definió Carl G. Jung, esta fachada es nuestra máscara o personalidad, pero también tenemos una parte que nos guardamos, de la que muchas veces hay aspectos que ni vemos y otras veces los vemos pero decidimos guardarlos, pues tenemos la falsa creencia de que si mostramos esas partes de nosotros van a dejar de querernos o valorarnos.

Esa parte oculta y reprimida de nosotros es nuestra sombra. Esta sombra no nos permite mostrarnos al mundo tal y como somos y nos genera conflicto interno por la disonancia entre lo que somos de verdad y lo que mostramos hacia fuera.

Todo esto hace que se manifiesten en nuestra vida situaciones dolorosas que se repiten una y otra vez como patrones de funcionamiento que no dejan de condicionarnos.

Es importante hacer un trabajo de reconocimiento e integración de nuestras sombras con el fin de ganar coherencia entre nuestro pensar, sentir y actuar, de modo que podamos mostrarnos de manera mucho más honesta a nosotros mismos y a los demás.

Nuestras sombras nunca van a desaparecer porque forman parte de nosotros, pero si aprendemos a reconocerlas, aceptarlas e integrarlas, dejarán de fastidiarnos en muchos aspectos de nuestra vida, pues dejarán de limitarnos y condicionarnos.

Al desarrollar nuestra personalidad desde niños, vamos desarrollando también nuestras sombras, cualquier comportamiento que nos recriminan desde fuera durante nuestra infancia, lo juzgamos como malo y lo empezamos a esconder, ahí se genera la mayor parte de nuestra sombra, en esa lucha con nosotros mismos para intentar ser más buenos de lo que somos, auto engañándonos y reprimiendo toda aquella parte de nosotros que juzgamos como negativa.

Es imposible vivir con plenitud sin integrar nuestras sombras, ya que todos tenemos la necesidad de ser nosotros mismos, desde nuestra máxima autenticidad y honestidad.

Pero, ¿cómo podemos hacer este trabajo de reconocimiento e integración?

En primer lugar debemos saber que vamos a pasar por tres fases, la primera de ellas es la ceguera, ya que hasta que no hacemos un trabajo de auto conocimiento, somos incapaces de ver cuál es esa parte oscura de nosotros, en esta fase a menudo proyectamos en los demás, a modo de crítica, todo aquello que está en nosotros pero que no vemos.

La segunda fase es el reconocimiento de reojo, empezamos a verlo pero con incredulidad, nos cuesta mirarlo y reconocerlo.

Finalmente llega la tercera fase, que es la de la mirada real, en la que reconocemos que también somos eso y a partir de ahí progresivamente se produce la aceptación.

Para poder identificar tu sombra puedes prestar atención a lo siguiente:

· Date cuenta de que es aquello que te altera mucho de los demás, que te molestan de mala manera, ese suele ser un aspecto de tu lado oscuro que proyectas en el otro.

· Fíjate en aquello que te causa dolor sin entender muy bien el porqué, cuando percibes que te hiere o te duele más de lo que debería. Detrás de esta hipersensibilidad probablemente descubras alguna de estas partes ocultas o reprimidas tuyas.

· Toma consciencia de aquellos comportamientos dañinos que no puedes dejar de hacer como apegos, distorsiones en tus relaciones emocionales, adicciones, patrones negativos que se repiten, etc… generalmente haces todo esto por no dejar algo que estaba oculto en tu sombra.

¿Una vez identificada, como integramos nuestra sombra?

· Cómo cualquier sombra, al ponerle luz se atenúa, así que vamos a tener que ponerle luz, tomando consciencia de su existencia.

· Date permisos para mostrarte tal y como eres, probablemente no caerás bien a todo el mundo, pero a los que les caigas bien será de verdad.

· Mantente alerta a las manifestaciones de tu sombra y trabaja la auto compasión, no pasa nada por ser como eres.

· No te auto engañes, trabaja la máxima sinceridad y honestidad contigo y automáticamente lo harás con los demás.

Al final se trata de un acto de amor contigo, de ir disolviendo tu ego y por tanto tus miedos.

Cuando integras todo lo que eres te vuelves una persona mucho más libre y auténtica, y eso, se traduce en mayor paz interior.

Como decía Carl Rogers, “La curiosa paradoja es que cuando me acepto tal cual soy, entonces puedo cambiar”.

Te aseguro que si supieras lo beneficioso que es ser uno mismo… no harías otra cosa en la vida que perseguirlo 😉 Te animo a que emprendas tu camino en esta dirección.

Us abrazo grande.

db

6 respuestas a «CÓMO RECONOCER E INTEGRAR NUESTRAS SOMBRAS PARA GANAR PAZ INTERIOR»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.